Am@sandos
Una pequeña parte del mundo tiene sobrealimentación y camina a la obesidad. La otra gran parte del planeta se muere de hambre

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Enviar artículo

Calendario
<<   Octubre 2021    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (156) Sindicar categoría
Amig@s (3) Sindicar categoría
Cine, documentales, libros, relatos (60) Sindicar categoría
Consumo (35) Sindicar categoría
Derechos laborales (15) Sindicar categoría
El Bicho (160) Sindicar categoría
El rincón de Riki (7) Sindicar categoría
LQ bebemos (77) Sindicar categoría
LQ comemos (56) Sindicar categoría
Nutrición (51) Sindicar categoría
Recetas (36) Sindicar categoría
Tierra campesina (3) Sindicar categoría
Videos, documentales (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2017 (1)
Abril 2017 (1)
Febrero 2017 (2)
Noviembre 2016 (1)
Octubre 2016 (2)
Agosto 2016 (1)
Diciembre 2015 (1)
Junio 2014 (1)
Abril 2014 (2)
Diciembre 2013 (1)
Noviembre 2013 (2)
Octubre 2013 (3)
Agosto 2013 (8)
Junio 2013 (2)
Mayo 2013 (4)
Abril 2013 (3)
Marzo 2013 (3)
Febrero 2013 (3)
Enero 2013 (4)
Diciembre 2012 (1)
Noviembre 2012 (1)
Octubre 2012 (2)
Septiembre 2012 (4)
Agosto 2012 (3)
Julio 2012 (4)
Junio 2012 (2)
Mayo 2012 (1)
Abril 2012 (1)
Marzo 2012 (3)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (3)
Diciembre 2011 (1)
Noviembre 2011 (3)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (4)
Junio 2011 (5)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (10)
Marzo 2011 (7)
Febrero 2011 (13)
Enero 2011 (15)
Diciembre 2010 (5)
Octubre 2010 (1)
Febrero 2010 (1)
Enero 2010 (1)
Junio 2009 (6)
Abril 2009 (8)
Marzo 2009 (4)
Febrero 2009 (5)
Enero 2009 (10)
Diciembre 2008 (16)
Noviembre 2008 (20)
Octubre 2008 (5)
Septiembre 2008 (9)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (9)
Junio 2008 (6)
Mayo 2008 (13)
Abril 2008 (18)
Marzo 2008 (8)
Febrero 2008 (7)
Enero 2008 (6)
Diciembre 2007 (7)
Noviembre 2007 (6)
Octubre 2007 (6)
Septiembre 2007 (20)
Agosto 2007 (16)
Julio 2007 (4)
Junio 2007 (10)
Mayo 2007 (8)
Abril 2007 (7)
Marzo 2007 (8)
Febrero 2007 (12)
Enero 2007 (12)
Diciembre 2006 (7)
Noviembre 2006 (18)
Octubre 2006 (12)
Septiembre 2006 (27)
Julio 2006 (18)
Junio 2006 (26)
Mayo 2006 (6)
Abril 2006 (14)
Marzo 2006 (21)
Febrero 2006 (31)
Enero 2006 (24)
Diciembre 2005 (9)
Noviembre 2005 (22)
Sindicación
Artículos
Comentarios
A inicio
amasandok@gmail.com
Página principal
Alimentación, pensamiento, justicia...
Amigos de la Tierra
Colectivo Contra Coca-Cola
Compañero Ricki
La Garbancita Ecológica
Pescaroba
SINALTRAINAL
Stop Burguer King
TRANSGENICOS al Dia
Xarxa
Amigos en blog
AlternativeWeb
EL BLOG DE KEVIN VÁZQUEZ
El otro Cine de Barrio
Libertad Siete
Loquesomos
Zeltia
Contacta con nosotr@s
amasandok@gmail.com
 

El kéfir

El Kéfir es una estructura polisacárida donde conviven en simbiosis diversos microorganismos. Aunque se ha comparado con el yogurt, la microflora del Kéfir es mucho más compleja. Las bebidas que se obtienen tienen propiedades curativas. Hay tres tipos de Kéfir, el de leche, el de agua y el de té (kombucha).

Del primero, el Kéfir de leche, se obtiene una especie de yogurt, del segundo, una bebida parecida a una limonada con gas, y del tercero, una bebida de hierbas.

La mayoría de gente conoce más el Kéfir de leche. En realidad, los tres tipos son el mismo Kéfir, con la misma microflora, pero adaptados a medios distintos.

Nosotros desde ahora te vamos a hablar siempre del Kefir de Leche, que es, sus propiedades, sus efectos, como elaborarlo y conservarlo y algunas recetas que encontremos.

El kéfir de leche refuerza las defensas

El kéfir actúa en la flora intestinal en tres frentes: frena a los microorganismos patógenos, modula el sistema de defensas y aporta nutrientes.

El kéfir, al igual que el yogur, es una leche fermentada. Sin embargo, no tiene nada que ver con este, ni en el sabor ni en los fermentos que transforman la leche. Este producto, de origen caucásico, tiene un pronunciado sabor ácido derivado de la fermentación de la lactosa (el azúcar de la leche) por los gránulos de kéfir, una comunidad de microorganismos agrupados en una matriz de polisacáridos denominada kefirano. Estos microorganismos son levaduras y bacterias, que pueden experimentar alteraciones en su composición durante diferentes estaciones o en distintas condiciones, según la cultura. Como probiótico, el kéfir ha demostrado actividad antibacteriana y antifúngica, es decir, de refuerzo de la función del sistema inmune. Como consecuencia de sus atributos beneficiosos, se ha incrementado la investigación sobre el kéfir en los últimos años. El consumo de esta leche fermentada puede resultar más útil durante los meses de otoño e invierno, temporada en la que se es más propenso a catarros e infecciones respiratorias y de otra índole.

Kéfir de leche no es lo mismo que yogur

Mientras el yogur es semisólido y un poco pastoso, el kéfir es líquido. Ambos probióticos tienen diferente presencia, pero además, el sabor es distinto. Esto se debe a su diferente proceso de fermentación. En el kéfir, la mezcla de microorganismos fermenta la leche mediante una reacción lacto-alcohólica, es decir, la lactosa de la leche se transforma en ácido láctico y se produce anhídrido carbónico y alcohol, este último en una proporción inferior al 1%. En el yogur, la fermentación es solo láctica, de modo que la lactosa o azúcar de la leche se transforma en ácido láctico, que le da el toque ácido al yogur natural, aunque más suave que el ácido del kéfir.

Por el propio proceso de fermentación, la leche se descompone en sus nutrientes más elementales, por lo que el producto resultante es más digestivo y tolerable por parte de personas con intolerancia a la lactosa. Tanto el yogur como el kéfir aportan al organismo microbios que contribuyen a regenerar la flora intestinal y compiten de manera eficiente contra las bacterias patógenas que pueblan el intestino y que, en exceso, son las responsables de la mayor parte de las gastroenteritis.

Leche fermentada, a diario

El kéfir es un probiótico, es decir, un alimento que contiene microorganismos vivos. Por esta razón, su consumo reporta beneficios para la salud más allá de los nutricionales. Como probiótico, el kéfir actúa en una o varias funciones principales de la microbiota intestinal cuando se ingiere: resistencia a la colonización de la flora intestinal por microorganismos patógenos, modulación del sistema de defensas y aporte nutricional.

En una revisión de la bibliografía científica realizada por investigadores del Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea y el CIC bioGUNE (Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias), destacaron las siguientes propiedades beneficiosas atribuibles al kéfir:

Propiedades antibacterianas y antifúngicas. Estudios epidemiológicos han demostrado la influencia positiva entre la ingesta de yogur u otras leches fermentadas y la longevidad. Diversos ensayos han comprobado la actividad antibacteriana del kéfir contra distintas cepas patógenas como Salmonella, Helicobacter, Shigella, E. coli, Enterobacter aerogenes y contra hongos como Candida albicans. Incluso en animales de experimentación se ha aplicado con éxito gel a base de kéfir, que mostró actividad cicatrizante, que se tradujo en una reducción más rápida del diámetro de la herida. Los autores sugerían que el biofilm del kéfir y sus compuestos polisacáridos resultan ser buenos agentes antimicrobianos, antiinflamatorios y cicatrizantes en variedad de infecciones.

Efectos inmunológicos. El kéfir se usa en ensayos con animales de experimentación y, en menor medida, en ensayos clínicos en humanos. Así se evalúa su capacidad de modular la respuesta inmune de la mucosa intestinal con resultados positivos. Además de tomar el kéfir como bebida, también se puede mezclar con distintos alimentos, a los cuales confiere su toque particular ácido, como batidos o macedonias de frutas o bien cremas y sopas con hortalizas, como la sopa de pepino y almendras con kéfir, sobre las recetas de Kefir ya hablaremos más adelante.

Kéfir de leche casero, cómo elaborarlo y conservarlo

El kéfir se elabora de forma artesanal y no soporta los procesos industriales. Por ello, una vez que se dispone de los gránulos de kéfir, su elaboración es sencilla pero si se realiza de forma descuidada es posible que se contamine el producto con otros gérmenes.

1. En un frasco de cristal muy limpio, con cierre hermético, se colocan los granos de Kéfir en una cantidad equivalente al tamaño de un limón junto con tres cuartos de litro de leche fresca pasteurizada de vaca sin hervir, en la cual flota y se desarrolla.

2. No se debe llenar de leche por completo el frasco, ya que tiene que haber espacio para los gases de la fermentación, pero es importante cerrarlo herméticamente para que no ingrese aire.

3. Se deja reposar 24 horas, y después se cuela, siempre con utensilios de plástico o madera, nunca utilizar metal, y el líquido resultante que se extrae, se guarda en frío.

4. Nuevamente se agrega leche a los gránulos de Kefir y se vuelve a repetir el proceso. Los granos de Kéfir y el frasco se lavan con agua templada cada 7/10 días.

5. El Kéfir se puede ingerir con cualquier comida fría, pero nunca debe calentarse.

6. Lo idóneo es utilizar una leche fresca, mejor si es pasteurizada, en lugar de esterilizada o UHT. Es indiferente que la leche sea de vaca, cabra u oveja.

7. A medida que se repite el proceso los granos de kéfir se van agrandando, debido a que es un organismo vivo, y esto hará que los nódulos de kéfir aumenten de tamaño con el paso de los días, entonces es posible retirar una parte y entregar a otra persona.

Si se deja reposar más de 24 horas, la bebida adquiere un sabor más intenso, ácido y astringente. Si por cualquier motivo no se tiene la posibilidad de hacer kéfir, se puede conservar tres o cuatro días en agua con azúcar en el frigorífico. Si es más tiempo, lo mejor es escurrirlo bien, secarlo y congelarlo. De esta forma, aguanta varios meses. Después se deberá descongelar poco a poco, en el frigorífico, y rehidratarlo con agua mineral y azúcar unos días antes de dejar que produzca la bebida fermentada. Tras este proceso de congelación, el kéfir no crece al mismo ritmo que lo hacía antes.

* Am@sandos

Publicado por Am@ el 12 de Octubre, 2016, 22:28 | Comentar | Referencias (0)

Tres sencillas recetas en el calor del verano

Os pasamos tres sencillas elaboraciones para esta época de calor, económicas y fáciles de elaborar. Y sobre todo cargadas de salud, fruta y verdura, dos alimentos llenos de ventajas, que además están en la mejor época del año.

Y no olvides que “somos lo que comemos”

 

Ensalada con sandía con queso

 

La sandia una de las frutas estrellas del verano, frescor y sabor. Y además la mezclamos con unas hojas de rúcula y tacos de queso.

 

Despepitamos la sandia todo lo que podamos, para cortarla a tacos cuadrados, la rúcula la lavamos, secamos y mezclamos, añadimos queso troceado ¿cuál? el que más nos guste, o el que tengamos en ese momento, desde un suave queso a fresco a un curado de oveja, sin olvidar los quesos de cabra… repartimos nuestra mezcla en platos o la dejamos en una fuente.

Y aliñamos con una vinagreta de vinagre de Módena, aceite de oliva y sal. Y ¡ya esta lista! ¿Cantidades? a buen ojo, según las ganas y el número de comensales.

 

Barbacoa de verduras

 

O en plancha, horno… todos nos brindan la posibilidad de cocinar las verduras frescas.

 

Por ejemplo, para unas seis personas:

6 pimientos verdes de asar, 3/4 de kilo de champiñones, 3 calabacines, 1 manojo de espárragos verdes ( si son trigueros, mejor)
3 berenjenas, 6 tomates pequeños,
2 dientes de ajo,
medio vaso de aceite de oliva,
Perejil,
Sal gruesa.

 

Lo primero preparar la barbacoa, si hemos elegido esta opción, o ceder el honor al “manitas” de turno, que nos prepare una buena brasa.

 

Cortar las berenjenas en lonchas a lo largo, de un dedo de ancho, y sin quitarles la piel, espolvorearlas con sal, para que suelte el amargor, y reservarlas una media hora en un escurridor, para que pierdan el sabor amargo. Cortar los calabacines en rodajas, de un dedo de grosor, también con la piel. Lavar bien los champiñones para quitarles toda la tierra, y cortarlos por la mitad (los champis se pueden ensartar en una brocheta o palillos, para asarlos mejor). Lavar los espárragos y eliminar la parte más leñosa del tronco, pero lo justo, luego al comerlos ya se desechara lo necesario. Lavar los tomates y corte al centro. Lavar y secar bien los pimientos, quitarles el rabo y las semillas.
Picar muy fino el ajo y el perejil, mezclarlos con el resto del aceite y reservar la mezcla.
Pintar las verduras con aceite de oliva y colocarlas a la parrilla. Cuidar de que no se quemen y según se van haciendo, meterlas en una fuente de barro (mejor), espolvorearlas con la sal gorda.

 

Y ¿y? pues que tal si las acompañamos con una salsa, para mojar las verduras, como por ejemplo la salsa chermoula, que es una de las salsas más populares de la cocina magrebí.

Marruecos ofrece en su cocina una muestra variada y sutil de sabores y esta receta es el mejor ejemplo. El juego de las especias, que tan bien domina la cultura árabe, son la clave de esta salsa, una combinación de sabores que justificarán sobradamente nuestra elección. La presencia de la menta, por ejemplo, hace que la salsa chermoula adquiera una textura y un aroma muy característicos. En esa riqueza cromática y aromática está realmente su valor.

Cuanto de cada:

2 dientes de ajo, 3 cucharadas de perejil, 3 cucharadas de cilantro fresco, 3 cucharadas de menta fresca, zumo de 1 limón, 1 cucharadita de pimentón dulce, 1 cucharadita de canela molida, 1 cucharadita de cilantro molido, 1 cucharadita de comino molido, 1 guindilla fresca, 150 ml de aceite de oliva, sal y pimienta.

Haciendo:

Majamos en el mortero los dientes de ajo con un poco de sal. Quitamos las semillas a la guindilla y la picamos muy fina. Calentamos el aceite a fuego suave y freímos la guindilla con el ajo. Al rato, añadimos el comino, el cilantro, el pimentón y la canela. Freímos unos minutos y retiramos. Dejamos templar y añadimos el perejil, el cilantro, la menta fresca, la sal, la pimienta y el zumo de limón. Servimos templada.

 

Y de postre: barbacoa de frutas

 

Pues eso, ya que nos hemos puesto con la barbacoa, o al “manitas” podemos aprovechar las brasas para incrementar los sabores de las frutas, que es lo que pasa cuando se asan, barbacoa, plancha, horno.

 

Nos valen todas, y más en esta época, nectarinas, manzana, piña, melocotón, sandia, etc. Asarlas en los bordes de la barbacoa y no tener mucho tiempo, lo que es marcarlas, para que nos queden duras, al dente, y al sacarlas dales un toque con un chorro de aceite de oliva, es una combinación exquisita que resalta el dulzor de la fruta y una textura diferente.

 

¡Buen provecho!

Publicado por Am@ el 26 de Agosto, 2016, 23:27 Comentarios 2 | Comentar | Referencias (0)

Tartas, manzanas, invierno

Dicen los de la “wiki” que: El manzano, es un árbol de la familia de las rosáceas, cultivado por su fruto, apreciado como alimento. Domesticado hace más de 15 000 años, su origen parece ser el Cáucaso y las orillas del mar Caspio…”

 

Y añadiríamos que además es una fruta que nos acompaña a lo largo de nuestra vida, es difícil no verlas, no comerlas. Sus más de 15.000 variedades, su largo proceso de conservación de manera natural, entre dos y ocho meses según variedad, hacen de ella una fruta asequible durante todo el año, aunque su época estrella es el invierno.

 

Nosotras hemos recopilado unas cuantas recetas de una de las tartas o pasteles más tradicionales, un dulce clásico y sencillo, de fácil elaboración y económico a la vez.

¡Buen provecho!

 

Tarta de manzana

Ingredientes (8 per):

4 manzanas 

180 gr. de harina 

1/2 sobre de levadura química (8 gramos de polvos para hornear) 

2 huevos 

100 gr. de azúcar moreno 

175 ml. de leche

mermelada de albaricoque

mantequilla y harina para el molde 

Elaboración:

Coloca la harina, la levadura, los huevos, el azúcar, 2 manzanas (peladas y cortadas en dados) y la leche en el vaso batidor. Tritura hasta que quede una masa homogénea.

Vierte la mezcla sobre el molde untado de mantequilla y espolvoreado de harina. Pela las otras 2 manzanas, córtalas en láminas y cubre la superficie de la tarta.

Hornéala a 180ºC durante 45 minutos (con el horno precalentado).

 

Tarta tatin de manzana

Ingredientes (6-8 per)

6 láminas de pasta philo

3 manzanas

100 g de azúcar

30 g de mantequilla

agua

Elaboración

Pon el azúcar en un cazo hasta que se haga caramelo y extiéndelo en un molde de tarta.

Pela las manzanas, descorazónalas y córtalas en medias lunas finas. Haz una capa de manzanas sobre el caramelo. Cubre el molde con 2 láminas de pasta philo y úntalas con mantequilla derretida. Dobla los extremos de las láminas hacia el centro y píntalos con un poco más de mantequilla.

Repite la operación con otras dos capas de manzanas y de pasta philo. Hornea a 180º C durante 30 minutos.

Desmolda la tarta.

 

Tarta de manzana de hojaldre

Ingredientes

1 Masa de hojaldre

4 manzanas verdes granni

mermelada albaricoque

1 cda margarina

2 cda de azúcar de vainilla

Elaboración

Abrimos la masa refrigerada de hojaldre

Hacemos con un tenedor pinchazos en la masa. Ponemos con una espátula margarina sobre la masa.

Pelamos y cortamos en cuartos las manzanas. Quitamos el corazón y hacemos las laminas para ir bordeando la tarta - el hojaldre.

Vamos haciendo la primera línea de fuera, seguimos con una hacia dentro y así hasta cubrir toda la masa de hojaldre.

Echamos azúcar de vainilla por encima y metemos en el horno a 200ºC solo la parte de abajo 5 minutos. Entonces ponemos arriba y abajo 15 min.

Cuando está la masa y manzana ya doradas sacamos del horno. Apagamos el horno. Ponemos la mermelada y metemos 10 min con el horno apagado.

 

Tarta de manzana de masa quebrada y crema

Ingredientes:

4 manzanas

2 huevos

6 cucharadas de azúcar

1 vaso de nata líquida

mermelada de melocotón

- Para la pasta quebrada:

200 g de harina

80 g de mantequilla

1 yema de huevo

2 cucharadas de azúcar

1 vaso de agua

sal

Elaboración

Para la pasta quebrada, funde la mantequilla en el microondas. Mezcla en un bol la harina, la yema de huevo y añade una pizca de sal. Agrega la mantequilla fundida y el azúcar y amasa. Añade agua poco a poco hasta obtener una masa firme y elástica. Envuelve la pasta en un film transparente y déjala enfriar durante una hora en el frigorífico. Estira la masa con la ayuda de un rodillo y forra una tartaleta. Séllala y corta los bordes. Cubre la masa con garbanzos para que no suba la pasta. Hornea a 180ºC durante 10 minutos.

Para el relleno, pela las manzanas, descorazona y trocea dos de ellas (reserva las otras dos cortadas en medias lunas). Pon los trozos en un bol y agrega los huevos y el azúcar. Bate con la varilla e incorpora la nata poco a poco sin parar de batir. Deja reposar unos minutos para que la manzana y el azúcar suelten sus jugos. Incorpora la crema sobre la tartaleta horneada y coloca encima las medias lunas reservadas. Hornea a 190ºC durante 30 minutos.

Pintar la superficie de la tarta con la mermelada de melocotón para darle brillo

 

Bizcocho de Manzana

Ingredientes
- 350 gramos de harina de repostería
- 125 gramos de mantequilla sin sal
- 275 gramos de azúcar
- Tres manzanas grandes tipo Golden
- Cuatro huevos grandes
- Un yogur natural
- Un sobre de levadura
- Canela molida
- Azúcar avainillado

Elaboración:

Preparar el molde en el que lo haremos, si no es de silicona deberás untar con un poco de mantequilla o margarina y después espolvorear un poco de harina por encima. Poner el horno a precalentar a 180ºC, para que al acabar de hacer la masa del bizcocho ya esté listo para hornear.

Comenzamos a preparar el bizcocho de manzana batiendo los huevos junto al azúcar con la ayuda de una batidora con varillas, o unas varillas manuales, aunque las primeras nos darán mejor resultado con menos esfuerzo. Una vez los tengamos bien mezclados ambos ingredientes, agregamos el yogur y los integramos con la mezcla anterior. Posteriormente agregamos la harina y levadura tamizadas anteriormente, pero poco a poco y sin dejar de batir, para que no queden grumos. Por ultimo echamos la mantequilla, que debe estar un poco derretida, y batimos también. Al final nos debe quedar una mezcla cremosa y homogénea.

Nos ponemos ahora a preparar las manzanas, que debemos pelar y descorazonar. Las Golden, son buenas para este tipo de recetas. Una de ellas la vamos a trocear y la batimos junto a la masa que teníamos ya batida anteriormente. Las otras dos manzanas, las cortamos en gajos bien finos, en láminas no demasiado gruesas. Ahora cogemos el molde que teníamos preparado y vertemos sobre el mismo la masa batida, y por encima colocamos de forma ordenada los gajos de manzana, cubriendo toda la parte superior.

Cuando tengamos el molde ya preparado, espolvoreamos un poco de canela molida y un poco de azúcar avainillado por encima de los gajos de manzana, para darle un toque extra de sabor. Metemos en el horno si ya está a la temperatura correcta y dejamos hornear durante unos 30-35 minutos. Tener cuidado que no se quemen las manzanas de la parte de arriba, si fuera necesario quita el calor superior cuando estén bien doradas. Y antes de sacar el bizcocho de manzana del horno, pinchar el interior para ver si está bien hecho. Cuando este listo por fuera y por dentro, sacarlo del horno y dejar templar a temperatura ambiente. En unos minutos desmoldarlo y dejar que se enfríe del todo sobre una rejilla, para que el bizcocho se enfríe bien por todos lados.

 

Pudín de manzana

Ingredientes (8 per):

4 manzanas

125 g de mantequilla

1/2 l de leche

75 g de azúcar

1 rama de canela

3 huevos

1 yema

mantequilla y harina para el molde

Elaboración:

Unta el molde con mantequilla y espolvoréalo con harina

Pon la leche a cocer, añade la rama de canela y el azúcar. Cuando empiece a hervir retira la cazuela del fuego y deja que se temple. Retira la rama de canela.

Pelar, cortar, descorazonar y filetea las manzanas. Pon la mantequilla a fundir en una sartén, agrega las manzanas, saltéalas y pásalas al molde.

Coloca la yema y los huevos en un bol, bátelos con la varilla manual. Cuela encima la leche con azúcar y canela y mezcla todo. Vierte la crema sobre las manzanas. Remueve bien para que las manzanas y el líquido se mezclen. Coloca el recipiente al baño maría (dentro de otro mayor con agua). Calienta el horno e introduce el pudín a 175 grados durante 45 minutos. Deja templar y desmóldalo.

Publicado por Am@sado el 13 de Diciembre, 2015, 19:44 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com