Am@sandos
Una pequeña parte del mundo tiene sobrealimentación y camina a la obesidad. La otra gran parte del planeta se muere de hambre

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Enviar artículo

Calendario
<<   Abril 2013  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (156) Sindicar categoría
Amig@s (3) Sindicar categoría
Cine, documentales, libros, relatos (60) Sindicar categoría
Consumo (35) Sindicar categoría
Derechos laborales (15) Sindicar categoría
El Bicho (160) Sindicar categoría
El rincón de Riki (7) Sindicar categoría
LQ bebemos (77) Sindicar categoría
LQ comemos (56) Sindicar categoría
Nutrición (51) Sindicar categoría
Recetas (36) Sindicar categoría
Tierra campesina (3) Sindicar categoría
Videos, documentales (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2017 (1)
Abril 2017 (1)
Febrero 2017 (2)
Noviembre 2016 (1)
Octubre 2016 (2)
Agosto 2016 (1)
Diciembre 2015 (1)
Junio 2014 (1)
Abril 2014 (2)
Diciembre 2013 (1)
Noviembre 2013 (2)
Octubre 2013 (3)
Agosto 2013 (8)
Junio 2013 (2)
Mayo 2013 (4)
Abril 2013 (3)
Marzo 2013 (3)
Febrero 2013 (3)
Enero 2013 (4)
Diciembre 2012 (1)
Noviembre 2012 (1)
Octubre 2012 (2)
Septiembre 2012 (4)
Agosto 2012 (3)
Julio 2012 (4)
Junio 2012 (2)
Mayo 2012 (1)
Abril 2012 (1)
Marzo 2012 (3)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (3)
Diciembre 2011 (1)
Noviembre 2011 (3)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (4)
Junio 2011 (5)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (10)
Marzo 2011 (7)
Febrero 2011 (13)
Enero 2011 (15)
Diciembre 2010 (5)
Octubre 2010 (1)
Febrero 2010 (1)
Enero 2010 (1)
Junio 2009 (6)
Abril 2009 (8)
Marzo 2009 (4)
Febrero 2009 (5)
Enero 2009 (10)
Diciembre 2008 (16)
Noviembre 2008 (20)
Octubre 2008 (5)
Septiembre 2008 (9)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (9)
Junio 2008 (6)
Mayo 2008 (13)
Abril 2008 (18)
Marzo 2008 (8)
Febrero 2008 (7)
Enero 2008 (6)
Diciembre 2007 (7)
Noviembre 2007 (6)
Octubre 2007 (6)
Septiembre 2007 (20)
Agosto 2007 (16)
Julio 2007 (4)
Junio 2007 (10)
Mayo 2007 (8)
Abril 2007 (7)
Marzo 2007 (8)
Febrero 2007 (12)
Enero 2007 (12)
Diciembre 2006 (7)
Noviembre 2006 (18)
Octubre 2006 (12)
Septiembre 2006 (27)
Julio 2006 (18)
Junio 2006 (26)
Mayo 2006 (6)
Abril 2006 (14)
Marzo 2006 (21)
Febrero 2006 (31)
Enero 2006 (24)
Diciembre 2005 (9)
Noviembre 2005 (22)
Sindicación
Artículos
Comentarios
A inicio
amasandok@gmail.com
Página principal
Alimentación, pensamiento, justicia...
Amigos de la Tierra
Colectivo Contra Coca-Cola
Compañero Ricki
La Garbancita Ecológica
Pescaroba
SINALTRAINAL
Stop Burguer King
TRANSGENICOS al Dia
Xarxa
Amigos en blog
AlternativeWeb
EL BLOG DE KEVIN VÁZQUEZ
El otro Cine de Barrio
Libertad Siete
Loquesomos
Zeltia
Contacta con nosotr@s
amasandok@gmail.com
 

Abril del 2013


Transgénicos, ¿producen o no?

Sigue la resistencia social contra la siembra de transgénicos en México, con protestas y foros en varios estados. Ante la demanda de Monsanto, DuPont y Dow para sembrar millones de hectáreas de maíz transgénico en Sinaloa y Tamaulipas, Sagarpa continúa sin hacer pública su decisión ante un tema tan vital para el país.
 
Varios funcionarios y las empresas declaran que se necesita este maíz manipulado para aumentar la producción, un argumento falaz, pero que encuentra eco en algunos sectores, que se preguntan si los transgénicos serían una opción para la suficiencia alimentaria. Por ser un tema recurrente, resumo aquí los principales hallazgos técnicos al respecto, de fuentes independientes, no cacareo de empresas y sus acólitos, que hacen afirmaciones que no tienen sustento en la realidad.
 
Las estadísticas oficiales de más de una década en Estados Unidos (por lejos el mayor productor de transgénicos a nivel global) muestran que en promedio, los cultivos transgénicos producen menos que los cultivos convencionales, y que en conjunto, usan mucho más agrotóxicos.
 
Mencioné antes un estudio (La Jornada, 9/3/2013), donde investigadores de Wisconsin encontraron que el maíz transgénico de ese estado, produjo menos que los híbridos en casi todos los casos analizados durante varios años. Los resultados coinciden con otros de diferentes universidades (Kansas, Nebraska, entre otros).
 
No obstante, el estudio sobre productividad de los transgénicos más amplio y detallado hasta el momento es el coordinado por el doctor Doug Gurian-Sherman, de la Unión de Científicos Preocupados de Estados Unidos, titulado justamente Failure to Yield (Falla de rendimiento, 2009), donde se analizan 20 años de experimentación y 13 años de comercialización de maíz y soya transgénica en Estados Unidos, basado en cifras oficiales (www.ucsusa.org/food_and_agriculture/our-failing-food-system/genetic-engineering/failure-to-yield.html).
 
Este estudio demuestra que los transgénicos fueron marginales en el aumento de producción agrícola en Estados Unidos y, en cambio, otros enfoques con híbridos convencionales y con orgánicos, aumentaron realmente los rendimientos en la cifras totales del país.
 
En el caso de la soya, los transgénicos disminuyeron el rendimiento (dato que se repite en todas partes) mientras que en maíz tolerante a herbicidas no hubo aumento y en maíz insecticida con la toxina Bt, hubo un ligero aumento, en promedio de 0.2-0.3 por ciento anual, lo cual acumulado da 3-4 por ciento en los 13 años analizados. El aumento se registró sobre todo en zonas de ataques muy frecuentes de las plagas para la cual están manipulados, que mayormente no existen en México.
 
Pero el dato más significativo es que el aumento total de rendimiento de maíz en esos años en todo Estados Unidos fue de 13 por ciento, o sea que 75-80 por ciento del aumento se debió a variedades y enfoques de producción no transgénicos. Resumiendo: si no se hubieran sembrado transgénicos en Estados Unidos, el total de producción de maíz hubiera sido mayor. 
 
Además, la semilla de maíz transgénico es más cara que la semilla convencional, hasta 35-40 por ciento. Por tanto, el mínimo aumento de producción (0.3 por ciento) de los que sembraron transgénicos no compensó el aumento de gastos en insumos.
 
¿Por qué los agricultores de Estados Unidos siguieron sembrando transgénicos aunque tengan menor rendimiento y la semilla sea más cara? No tuvieron otra opción: las trasnacionales de transgénicos (que también son las mayores de venta de agrotóxicos) controlan a su vez la mayoría del mercado de otras semillas comerciales, que hay que multiplicar cada año para su venta. Las empresas sólo multiplican las que quieren vender, que son transgénicas, porque aumentan la dependencia del agricultor, aumentan la venta de sus agrotóxicos y pueden cobrar a las víctimas de contaminación (lo cual no pueden hacer con híbridos).
 
Un ejemplo paradigmático es el agricultor canadiense Percy Schmeiser, que el 16 de marzo habló en Culiacán en el Foro ¿Maíz Transgénico en Sinaloa?, convocado por organizaciones agrícolas del estado y Greenpeace. Schmeiser sufrió contaminación transgénica, pero se negó a pagar lo que pedía Monsanto y decidió denunciar la situación. Para quebrarlo moral y físicamente, Monsanto le endilgó tres demandas, una por un millón de dólares. Schmeiser llegó hasta la Suprema Corte, que dio la razón a Monsanto, pero lo eximió de pagar por la enorme publicidad que tuvo el caso. Si se autoriza la siembra comercial de maíz transgénico, se iniciará el mismo tipo de persecución en México contra las víctimas de contaminación. Por ello los organizadores del Foro en Sinaloa demandaron al gobierno rechazar las siembras de maíz transgénico y restituir urgentemente la moratoria contra éste, en lugar de imponérselo en su estado.
 
Los transgénicos producen menos, son más caros, conllevan riesgos de salud y ambientales y nunca son una opción más. Son un cultivo imperialista que contamina a los demás, por insectos o viento o el trasiego, silos y transportes.
 
México tiene muchas opciones no transgénicas y con semillas públicas para cubrir toda la producción de maíz que requiere y aún más (Ver Antonio Turrent, 2012) .
 
Además, 85 por ciento de los productores de maíz son campesinos y muchos siembran milpa, allí no sirven recetas únicas ni semillas híbridas, se trata de volumen en diversidad de cultivos, lo cual produce mucho alimento que no se contabiliza. Todas esas opciones más sanas y soberanas están amenazadas por los transgénicos y una política agrícola para favorecer a cuatro trasnacionales.
 
* Investigadora del Grupo ETC. Publicado en el diario “La Jornada”
 

Publicado por Silvia Ribeiro* el 9 de Abril, 2013, 22:23 | Comentar | Referencias (0)

La quinua y la castaña

Qué lindo hubiera sido que se hubiera declarado el Año Internacional de la Quinua y la Castaña para promover dos alimentos virtuosos de Bolivia, uno de occidente y otro de la Amazonía. Hubiera expresado la complementariedad de los pisos ecológicos, la interculturalidad de sus productores, lo verdaderamente plurinacionalidad de Bolivia.
 
Lo cierto es que por iniciativa del Estado Plurinacional, la ONU  lanzó el Año Internacional de la Quinua  en un acto especial.  Nos alegramos por ello, creemos que es lo que se debía hacer. Sin embargo se podría haber aprovechado al mismo tiempo para lanzar otro producto originario de nuestra Amazonía como es la castaña o almendra que también tiene propiedades nutritivas extraordinarias además de tener un alto valor  ecológico y ser una de las principales nueces consumidas en el mundo.
 
Por esas y otras razones, el Gobierno Plurinacional como lo hace con la quinua, también debe priorizar a la castaña como un producto estrella, incentivar su producción, reproducción  y consumo interno en el país para aportar a la soberanía alimentaria. Ambos productos, deben ser incorporados en el desayuno escolar, en el subsidio materno infantil y en los suplementos nutricionales. Ya existen, algunos productos que, en pequeña escala, contienen ambos alimentos en almendrados, galletas y granolas cuya producción el Estado debiera incentivar a una escala mayor  a través de una política pública adecuada.
 
Sobre la quinua se ha dicho lo suficiente. Sobre la castaña diré que Bolivia es el primer productor mundial de castaña amazónica desde 1996. Conocida también como Nuez Amazónica y Nuez del Brasil,  este prodigioso árbol milenario se encuentra de manera silvestre y natural en el  norte amazónico del país, en la totalidad del  Departamento de Pando, la Provincia  Iturralde del Departamento  de  La Paz y la Provincia  Vaca Diez del  Departamento del Beni.
 
La castaña es un árbol de gran dimensión –hay  ejemplares de más de mil años de existencia– que puede alcanzar hasta los 50 metros de altura con un diámetro de copa de 40 metros.  Los cocos de aproximadamente 2 kilos, que contienen las nueces, tienen forma redondeada rugosa y caen al suelo en época lluviosa; en su interior reproduce hasta 20 nueces de forma de media luna, recubiertos de una cáscara que protege el fruto blanco y de muy buen sabor.
 
La castaña amazónica tiene propiedades nutritivas excelentes.  Se dice que consumir dos nueces amazónicas equivale a haber ingerido medio kilo de carne o medio litro de leche. Es rica en proteínas y aminoácidos esenciales. Aporta vitaminas y minerales, como vitamina C, provitamina A, vitamina B1 y B2; calcio, fósforo, hierro, potasio, magnesio y selenio, este último con propiedades anticancerígenas. También es antioxidante porque contiene omega 6 y omega 9. Es un producto ideal como suplemento nutricional, energizante y de gran poder calórico. Ideal para resolver problemas de nutrición y para fortalecer a los deportistas.
 
De la nuez o castaña amazónica se extrae un aceite rico en grasas no saturadas, con  una excelente composición de ácidos grasos esenciales que brinda un considerable tenor de proteínas, lípidos y vitaminas que lo torna en una  excelente fuente nutricional.  El aceite extraído de la castaña amazónica  es de mejor calidad que el  aceite de oliva por su suave, agradable y buen sabor.  Es usado en ensaladas y frituras.
 
Existe una diversidad de formas en las que se puede consumir la castaña amazónica.  Cuando está nueva y lechosa se la consume cruda y se produce leche para acompañar diversas comidas típicas como el guiso con Jochi Pintado, Muncunzá, Tujuré, Pan de Maíz, y otros. La castaña amazónica es usada principalmente en pastelería en la elaboración de galletas, pasteles, tortas, tablillas, almendrados, granolas, etc.
 
Por su contenido oleico tiene propiedades cosméticas y es usado para bronceados, humectantes y productos capilares. También se producen jabones, jaboncillos, shampos, velas, etc.
 
El 95% de la castaña amazónica se destinadas a la exportación, solo el 5 por ciento se queda en el mercado local. Estimaciones extraoficiales dan cuenta que la actividad de extracción, comercialización y  beneficiado de la castaña representa más del 60% de las actividades económicas de la región norte amazónica de Bolivia.
 
La importancia de la castaña  no solo radica en su alto valor nutritivo y en su aporte a la economía de la región norte del país, sino en su componente ecológico y en la preservación de nuestra selva amazónica, pues su explotación  implica una actividad de recolección económicamente sustentable  que permite la conservación de la biodiversidad y frena la depredación de los bosques.
 
El periodo de recolección o zafra de castaña se produce en la época lluviosa, desde mediados de noviembre hasta fines de marzo. Cuatro meses y medio durante los cuales 30 mil campesinos e indígenas y 15 mil zafreros se internan en los bosques, enfrentando adversidades y peligros, para recoger, transportar y almacenar la castaña en los payoles y centros de comercialización ubicados a orillas de los ríos y en los bordes de las carreteras.
Uno de los grandes problemas es la creciente y sostenida desforestación de los bosques y castañales a manos de ganaderos y agricultores colonizadores que están destruyendo la base económica sostenible del norte amazónico. Esto sucede porque no existe una política y una estrategia integral del Estado Plurinacional para impulsar el norte amazónico en consenso con los actores y productores locales. Si existiese una política y una estrategia responsable ya se hubiera instruido, para empezar, un plan de sembrar o forestar 5 millones de plantas de castaña en el norte amazónico.
 
El Estado Plurinacional debe pensar el país y aplicar políticas públicas en su dimensión integral y diversa con la participación directa y plena de todos los actores sociales y de todas las regiones.
 
Celebramos con júbilo  el Año Internacional de la Quinua, pero al mismo tiempo nos preguntamos: ¿Habrá algún día un año internacional de la castaña amazónica?
 
 
Notas relacionadas:
 

Publicado por Abrahán Cuellar Araujo* el 9 de Abril, 2013, 22:19 | Comentar | Referencias (0)

Cómo batir huevos dentro de su propia cáscara (VÍDEO)

 Cómo batir huevos dentro de su propia cáscara (VÍDEO)