Am@sandos
Una pequeña parte del mundo tiene sobrealimentación y camina a la obesidad. La otra gran parte del planeta se muere de hambre

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Enviar artículo

Calendario
<<   Abril 2011  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (156) Sindicar categoría
Amig@s (3) Sindicar categoría
Cine, documentales, libros, relatos (60) Sindicar categoría
Consumo (35) Sindicar categoría
Derechos laborales (15) Sindicar categoría
El Bicho (160) Sindicar categoría
El rincón de Riki (7) Sindicar categoría
LQ bebemos (77) Sindicar categoría
LQ comemos (56) Sindicar categoría
Nutrición (51) Sindicar categoría
Recetas (36) Sindicar categoría
Tierra campesina (3) Sindicar categoría
Videos, documentales (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2017 (1)
Abril 2017 (1)
Febrero 2017 (2)
Noviembre 2016 (1)
Octubre 2016 (2)
Agosto 2016 (1)
Diciembre 2015 (1)
Junio 2014 (1)
Abril 2014 (2)
Diciembre 2013 (1)
Noviembre 2013 (2)
Octubre 2013 (3)
Agosto 2013 (8)
Junio 2013 (2)
Mayo 2013 (4)
Abril 2013 (3)
Marzo 2013 (3)
Febrero 2013 (3)
Enero 2013 (4)
Diciembre 2012 (1)
Noviembre 2012 (1)
Octubre 2012 (2)
Septiembre 2012 (4)
Agosto 2012 (3)
Julio 2012 (4)
Junio 2012 (2)
Mayo 2012 (1)
Abril 2012 (1)
Marzo 2012 (3)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (3)
Diciembre 2011 (1)
Noviembre 2011 (3)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (4)
Junio 2011 (5)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (10)
Marzo 2011 (7)
Febrero 2011 (13)
Enero 2011 (15)
Diciembre 2010 (5)
Octubre 2010 (1)
Febrero 2010 (1)
Enero 2010 (1)
Junio 2009 (6)
Abril 2009 (8)
Marzo 2009 (4)
Febrero 2009 (5)
Enero 2009 (10)
Diciembre 2008 (16)
Noviembre 2008 (20)
Octubre 2008 (5)
Septiembre 2008 (9)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (9)
Junio 2008 (6)
Mayo 2008 (13)
Abril 2008 (18)
Marzo 2008 (8)
Febrero 2008 (7)
Enero 2008 (6)
Diciembre 2007 (7)
Noviembre 2007 (6)
Octubre 2007 (6)
Septiembre 2007 (20)
Agosto 2007 (16)
Julio 2007 (4)
Junio 2007 (10)
Mayo 2007 (8)
Abril 2007 (7)
Marzo 2007 (8)
Febrero 2007 (12)
Enero 2007 (12)
Diciembre 2006 (7)
Noviembre 2006 (18)
Octubre 2006 (12)
Septiembre 2006 (27)
Julio 2006 (18)
Junio 2006 (26)
Mayo 2006 (6)
Abril 2006 (14)
Marzo 2006 (21)
Febrero 2006 (31)
Enero 2006 (24)
Diciembre 2005 (9)
Noviembre 2005 (22)
Sindicación
Artículos
Comentarios
A inicio
amasandok@gmail.com
Página principal
Alimentación, pensamiento, justicia...
Amigos de la Tierra
Colectivo Contra Coca-Cola
Compañero Ricki
La Garbancita Ecológica
Pescaroba
SINALTRAINAL
Stop Burguer King
TRANSGENICOS al Dia
Xarxa
Amigos en blog
AlternativeWeb
EL BLOG DE KEVIN VÁZQUEZ
El otro Cine de Barrio
Libertad Siete
Loquesomos
Zeltia
Contacta con nosotr@s
amasandok@gmail.com
 

¡Peligro! aditivos alimentarios

Al margen de lo que haya podido leer en los Evangelios sobre si para Jesús es malo lo que entra o sale de la boca del hombre, seguramente usted habrá oído hablar en más de una ocasión del envenenamiento colectivo al que los ciudadanos estamos siendo sometidos primero, por medio de los productos químicos que como los fertilizantes o insecticidas en el caso de verduras y frutas, o de hormonas y piensos transgénicos en el caso de animales son usados en la agricultura y ganadería al objeto de aumentar sobre todo su beneficio, y segundo, por medio de la cantidad ingente de aditivos que la industria alimentaria añade a los anteriores para prolongar su tiempo de conservación como los conservantes, potenciar su sabor como saborizantes, resaltar su aspecto como los colorantes, aumentar su dulzura como los edulcorantes, etc. Pero convencido estoy de que, nada de lo que haya podido escuchar a un vecino en el bar, a su buena madre durante la infancia, si quiera a lo expuesto por un entendido en la materia durante una inusual aparición pública del todo contraproducente para los intereses publicitarios del medio que se hubiere atrevido a darle el menor pábulo, habrá sido suficiente para modificar sus hábitos de adquirir tal o cual marca en el supermercado, más que nada, por la cómoda trágica confianza que todos tenemos en una institución que como el Ministerio de Salud, suponemos vela por nuestra seguridad, de modo que damos por descontado que, si un determinado producto está a la venta en las tiendas de alimentación, es porque, además de sano, cuenta con todas las garantías sanitarias y no nos puede hacer ningún daño su consumo…¡Para que luego digan que hay crisis de Fe!

Yo mismo me he pillado en más de una ocasión comiendo esas ricas gominolas de colores en el convencimiento de que si se las venden a los niños de siete, cinco y hasta tres años, a mi no me pueden hacer ningún mal. Mas, con todo, siempre me queda la desconfianza de que algo tan dulce y sabroso si no es pecado para la Santa Madre Iglesia, al menos, debería estar prohibido, aunque es difícil de relacionar su ingesta con los cánceres de colon, estómago y esófago que ya se ocupan todos ellos, industrias del ramo petroquímico, agroalimentarias y miembros criminales del Ministerio, de extender su consumo entre toda la población y colocar el veneno por todas partes, para que sea tarea imposible relacionar la epidemia con un factor en concreto.

Gracias a la determinación de Corinne Gouget quien ha dedicado una década de su vida, ahora recogida en la obra homónima que bautiza estas líneas, a la investigación de los distintos aditivos cuyos nombres misteriosos aparecidos en letra canija en las etiquetas nada dicen de su nocividad para el cuerpo humano, hecho de por si ya sospechoso de albergar mayor motivo de preocupación que firmar un seguro de vida con el BBVA, ahora cualquiera podrá saber con todo lujo de detalles, lo que se lleva a la boca y lo que da de comer a sus pequeños. Cosa que está muy bien para cuantos buscan comer sano, pero que nos hace la Pascua a quienes deseamos continuar echándole la culpa de todo a los organismos oficiales, pues, si nosotros mismos somos incapaces de molestarnos en supervisar algo tan elemental como el buen estado de los alimentos, qué vamos a poderle recriminar a terceros cuyos intereses son contrarios a los nuestros.

A uno se le revuelven las tripas con sólo pensar que hay gente capaz de envenenar a los bebes con los potitos, a los niños con las chocolatinas, a los adolescentes con los refrescos, a los adultos con los embutidos y pre-cocinados y a los mayores con el laterio, con tal de lucrarse, sin importarles que sus semejantes desarrollen toda clase de patologías. Y que Dios me perdone por lo que voy a decir – no sin antes condenar once mil ciento once veces a ETA que tanto daño ha hecho a la clase trabajadora – pero me gustaría hacerles probar de su propia medicina al modo en como los partos le dieron de beber oro fundido a Craso.

-  PELIGRO: ADITIVOS ALIMENTARIOS. La guía indispensable para dejar de envenenarse. Corinne Gouget.

Publicado por Nicola Lococo el 18 de Abril, 2011, 18:16 | Comentar | Referencias (1)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com