Am@sandos
Una pequeña parte del mundo tiene sobrealimentación y camina a la obesidad. La otra gran parte del planeta se muere de hambre

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Enviar artículo

Calendario
<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (156) Sindicar categoría
Amig@s (3) Sindicar categoría
Cine, documentales, libros, relatos (60) Sindicar categoría
Consumo (35) Sindicar categoría
Derechos laborales (15) Sindicar categoría
El Bicho (160) Sindicar categoría
El rincón de Riki (7) Sindicar categoría
LQ bebemos (77) Sindicar categoría
LQ comemos (56) Sindicar categoría
Nutrición (51) Sindicar categoría
Recetas (36) Sindicar categoría
Tierra campesina (3) Sindicar categoría
Videos, documentales (5) Sindicar categoría
Archivo
Mayo 2017 (1)
Abril 2017 (1)
Febrero 2017 (2)
Noviembre 2016 (1)
Octubre 2016 (2)
Agosto 2016 (1)
Diciembre 2015 (1)
Junio 2014 (1)
Abril 2014 (2)
Diciembre 2013 (1)
Noviembre 2013 (2)
Octubre 2013 (3)
Agosto 2013 (8)
Junio 2013 (2)
Mayo 2013 (4)
Abril 2013 (3)
Marzo 2013 (3)
Febrero 2013 (3)
Enero 2013 (4)
Diciembre 2012 (1)
Noviembre 2012 (1)
Octubre 2012 (2)
Septiembre 2012 (4)
Agosto 2012 (3)
Julio 2012 (4)
Junio 2012 (2)
Mayo 2012 (1)
Abril 2012 (1)
Marzo 2012 (3)
Febrero 2012 (2)
Enero 2012 (3)
Diciembre 2011 (1)
Noviembre 2011 (3)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (2)
Julio 2011 (4)
Junio 2011 (5)
Mayo 2011 (4)
Abril 2011 (10)
Marzo 2011 (7)
Febrero 2011 (13)
Enero 2011 (15)
Diciembre 2010 (5)
Octubre 2010 (1)
Febrero 2010 (1)
Enero 2010 (1)
Junio 2009 (6)
Abril 2009 (8)
Marzo 2009 (4)
Febrero 2009 (5)
Enero 2009 (10)
Diciembre 2008 (16)
Noviembre 2008 (20)
Octubre 2008 (5)
Septiembre 2008 (9)
Agosto 2008 (2)
Julio 2008 (9)
Junio 2008 (6)
Mayo 2008 (13)
Abril 2008 (18)
Marzo 2008 (8)
Febrero 2008 (7)
Enero 2008 (6)
Diciembre 2007 (7)
Noviembre 2007 (6)
Octubre 2007 (6)
Septiembre 2007 (20)
Agosto 2007 (16)
Julio 2007 (4)
Junio 2007 (10)
Mayo 2007 (8)
Abril 2007 (7)
Marzo 2007 (8)
Febrero 2007 (12)
Enero 2007 (12)
Diciembre 2006 (7)
Noviembre 2006 (18)
Octubre 2006 (12)
Septiembre 2006 (27)
Julio 2006 (18)
Junio 2006 (26)
Mayo 2006 (6)
Abril 2006 (14)
Marzo 2006 (21)
Febrero 2006 (31)
Enero 2006 (24)
Diciembre 2005 (9)
Noviembre 2005 (22)
Sindicación
Artículos
Comentarios
A inicio
amasandok@gmail.com
Página principal
Alimentación, pensamiento, justicia...
Amigos de la Tierra
Colectivo Contra Coca-Cola
Compañero Ricki
La Garbancita Ecológica
Pescaroba
SINALTRAINAL
Stop Burguer King
TRANSGENICOS al Dia
Xarxa
Amigos en blog
AlternativeWeb
EL BLOG DE KEVIN VÁZQUEZ
El otro Cine de Barrio
Libertad Siete
Loquesomos
Zeltia
Contacta con nosotr@s
amasandok@gmail.com
 

Uruguay: Simón Santana Farías, 26 años, otra víctima de la superexplotación laboral

La Panificadora Bimbo del Uruguay SA ofreció 8.224,50 pesos (330 dólares aproximadamente) a la familia de Simón Santana Farías, fallecido mientras realizaba tareas de limpieza de una máquina enfriadora en la planta industrial de la empresa, en Camino Edison, por todos los adeudos mantenidos con el joven antes de su muerte.

Las expectativas no eran buenas. La audiencia de conciliación desarrollada el 23 de octubre en la órbita de la Justicia Civil era un adelanto de lo que podía pasar. La mediadora Virginia Fernández inició la audiencia y la empresa presentó su oferta. El monto ofrecido ni siquiera encontró respuesta.

La oferta de Panificadora Bimbo del Uruguay SA, con la cual pretendía cubrir el reclamo de salarios impagos, licencias no gozadas y otros adeudos laborales, así como daño moral, daño premuerte, lucro cesante y daño emergente ocasionado por la trágica muerte de Simón, fue de 8.224,50 pesos. La empresa "desconoció todos los datos aportados en el reclamo, como fecha de ingreso y su categoría", indicó el abogado de la familia, Luis Rodríguez Turrina. "No aceptamos la suma ofrecida", por lo cual "se agotaron los medios de conciliación en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y surge la presentación de la demanda en el plano de laboral", indicó el abogado. La familia de Simón se encontraba presente en sala cuando los representantes de la empresa realizaron la oferta. Sin embargo, estaba preparada. En la audiencia de conciliación desarrollada ante el Juzgado de Conciliación de 2º Turno, en la órbita civil, la empresa "controvirtió todo el proceso y no reconoció el reclamo ni los montos" litigados, expresó Rodríguez Turrina.

Una víctima de la inseguridad laboral en el Uruguay

Tenía 25 años. Le ordenaron limpiar una máquina encendida. La empresa incumplía disposiciones de seguridad. No tuvo supervisión. El aparato carecía de resguardos. Fue atrapado por los engranajes. Su madre Alicia Farías denuncia que su muerte pudo evitarse. El caso es indagado por la Justicia civil, la penal y la laboral

Simón Santana Farías iba a cumplir 26 años. Hacía tres horas y media que estaba trabajando en la limpieza de una máquina enfriadora en la planta industrial de Panificadora Bimbo del Uruguay SA, en camino Edison, donde ingresó a principios de año.

Habían reducido personal y ese 3 de septiembre estaba solo y sin supervisión, cuando fue atrapado por los engranajes del aparato. Pasaron 15 minutos antes de que le dieran un inútil auxilio. La muerte de Simón Santana dejó en evidencia la falta de seguridad laboral que en Uruguay tienen empresas trasnacionales que se instalan en la región en busca de mano de obra barata. Sueldos bajos y personal joven que rotan permanentemente o desechan si amenazan con crear una organización sindical, según denuncian la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación (UITA) y la central obrera PIT-CNT. Alicia Farías (50), madre de Simón (a quien le puso el nombre por el niño desaparecido Simón Riquelo), reclama justicia, pero sobre todo pide que la muerte de su hijo no sea en vano y la seguridad laboral también sea entendida como un derecho humano. "No puede ser que las multinacionales no valoren la integridad del ser humano. Que seamos los pobres sudamericanos a los que nos pagan tres pesos y no nos dan un mínimo de seguridad, que era totalmente fácil de prever", dijo a LA REPUBLICA. Los informes de una investigación sobre el accidente por parte de los inspectores del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) confirman que la empresa violaba disposiciones de la Ley 5.032, su reglamentación a través del Decreto 406/1988 y el Decreto 103/1996 que homologó las normas UNIT. No se cumplieron normas vigentes y, de haber existido un resguardo en una máquina, no habría ocurrido el accidente.

Atrapado y arrastrado

El 3 de setiembre, Simón fue a trabajar como todos los días. Tres horas después sufría un accidente laboral que le costó la vida. Existen contradicciones entre lo que dijeron funcionarios de la empresa a su madre, Alicia, y lo que narran los partes policiales de la Seccional 8ª, a cargo del incidente. La limpieza de una de las máquinas enfriadoras no se hizo con el equipo apagado y Simón estaba solo cuando fue arrastrado por los engranajes del aparato. Las pericias indicarían que su cuerpo fue apresado durante 15 minutos antes de que recibiera auxilio. La investigación de la Inspección General del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social describe: "Durante la realización de la limpieza del enfriador número 1 y en el momento en que el operario se encontraba en las proximidades del acceso a dicho equipo, donde existe una discontinuidad en la plataforma de trabajo y se encuentra además el sistema de transmisión del enfriador 1, fue atrapado y arrastrado por el mismo".

"Presumiblemente –agrega- intentaba pasar de un lado a otro de la plataforma con el cinturón de seguridad colocado y éste fue enganchado y arrastrado por el sistema de transmisión del enfriador, quedando atrapado, a la altura del segundo y tercer disco los cuales se encontraban en movimiento y sin protección de defensa (resguardo)". El informe del MTSS al que accedió LA REPUBLICA señala en su Punto 5, como causa del mortal accidente, razones técnicas y humanas. En lo técnico, había un "riesgo de origen mecánico", por falta de protección en el sistema, "existiendo riesgo de arrastre, trituración y atrapamiento". Agrega que la máquina estaba en movimiento, no existía un procedimiento de trabajo seguro, ni señalización de seguridad. En las causas humanas, apunta que "la empresa no identificó el riesgo mecánico (sistema de transmisión, puntos móviles peligrosos sin protección)" y afirma que "la tarea de supervisión es realizada conjuntamente con otros trabajos" y "se evidencia que el supervisor cumple las mismas funciones que sus supervisados y al mismo tiempo, por lo que la supervisión no es constante".

Silencio noticioso

El doctor Luis Rodríguez Turrina, abogado de la familia, confía en que existen elementos probatorios a través de las distintas pericias técnicas para demostrar la responsabilidad de la empresa en la muerte de Simón Santana y sólo expresa su preocupación por la poca trascendencia que el caso a tenido a nivel de prensa. "Se informó en un noticiero de televisión y nada más se ha dicho hasta ahora", señala. El silencio sobre la muerte de Simón también se extiende a los empleados de la empresa Bimbo, que sólo mantuvo cerrada la planta en la noche del accidente, durante la cual se colocaron los resguardos y protecciones que no existían en la mortal maquinaria.

"Al día siguiente, los camiones de Bimbo ya estaban repartiendo los productos panificados", declara la madre, Alicia Farías, quien redactó una carta pública sobre el caso que viene siendo difundida a nivel internacional por la Secretaría Regional Latinoamericana de la UITA. El caso también ha sido tomado por el PIT-CNT, cuyo dirigente, Walter Migliónico, indicó a LA REPUBLICA que el 60 por ciento de los accidentes laborales en Uruguay se producen en trabajadores que tienen pocos meses de antigüedad en la tarea.

"Cuando se organiza el trabajo con la exposición de un trabajador al riesgo de tomar contacto con una maquinaria, pasa lo que pasó". "Nosotros queremos que esto no vuelva a ocurrir. Quiero que la muerte de Simón no haya sido en vano. No sé..., no puede ser que las multinacionales no valoren la integridad del ser humano. Que seamos los pobres sudamericanos a los que nos pagan tres pesos y no nos dan un mínimo de seguridad que era totalmente fácil de prever. Acá se violaron leyes laborales. A ellos no les importa nada. Si no nos gusta, cierran la planta y se van para otro lado, como han hecho tantas empresas. Tienen el capital y lo ponen donde la mano de obra sea más barata y no les creen problemas. Se habla de la seguridad en las calles y es cierto que vivimos en una locura, pero mi hijo murió por falta de seguridad en su trabajo", dijo a LA REPUBLICA la madre de Simón.

"Una chapita y cuatro tornillos"

"El patrón en Uruguay tiene la responsabilidad de brindarle el deber de seguridad a los trabajadores. Esto está establecido en la Ley Nº 5.032 desde 1915. Es la contraparte a la subordinación que establece el contrato de trabajo. Cuando uno trabaja para alguien, está subordinado, porque ese alguien va a decirte lo que tenés que hacer. Eso está reconocido legalmente. Pero también está reconocido legalmente que la contraparte de eso es la obligación patronal de brindarte el deber de seguridad. La Ley 5.032 es bien clarita: los patrones quedan obligados, desde la promulgación de la presente ley, a brindar las condiciones de seguridad a efectos de evitar los accidentes ocurridos en la utilización de máquinas. Los accidentes de trabajo no son mala suerte ni el castigo divino, son la consecuencia de cómo está organizado el trabajo. Hay una responsabilidad objetiva del patrón que estaba obligado a dar seguridad. Después que pasó, en cuatro horas arreglaron el problema, poniendo una chapita con cuatro tornillos. No fue necesaria una obra de ingeniería, solo se necesitaba una protección para tapar los engranajes que le costaron la vida a Simón", explicó a LA REPUBLICA Walter Migliónico, dirigente de la Mesa del Pan, ante la central obrera PIT-CNT.

El osito en Uruguay

La marca Bimbo, identificada con un simpático osito, es líder internacional en el mercado de la panificación y pertenece a dos conglomerados económicos independientes radicados en México y España.

La empresa surgió en México en 1945 y veinte años después se instaló en Granollers, Barcelona, donde en 1978 los propietarios vendieron la totalidad de las acciones, que en 2001 fueron adquiridas por el Sara Lee Bakery Group. El Grupo Bimbo mexicano se expandió por 18 países de América, Europa y Asia, donde tiene más de 70 plantas, 900 centros de distribución y más de 80 mil trabajadores.

En 2004 registró ventas por 4.757.000.000 de dólares. En enero de 2006, Bimbo ingresó a Uruguay con la compra de las panificadoras Walter M. Doldán, Kaiser, y Los Sorchantes, con una inversión de siete millones de dólares. Un año después adquirió Pancatalán y luego El Maestro Cubano. Actualmente domina el 90 por ciento del mercado de pan industrializado y el 25 por ciento del de galletas y snacks horneados. Ahora apuntaría al mercado de chocolates con la firma Plucky SA, una empresa familiar que en 1997 obtuvo la marca Ricard junto a la maquinaria de la desaparecida Pernigotti.

* Fuente, diario La República, Montevideo.

Publicado por Argenpress el 20 de Diciembre, 2008, 13:18 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com